Los científicos quieren saber de qué se trata