“La crisis de la UBA pasó de aguda a crónica”