HACKERS: ¿héroes o mitómanos?